El jardín de los 100 escalones

El complejo fue diseñado por el arquitecto Tadao Ando y construido al lado de una montaña a la que se le había quitado tierra a principios de la década de 1990, para abastecer las obras de construcción del Aeropuerto Internacional de Kansai.

Tadao Ando convenció a las autoridades para que compraran el terreno y lo transformaran en un parque.




El arquitecto quería convertir el entorno natural destruido en un nuevo lugar donde las personas pudieran reunirse e interactuar.

Antes de que el parque pudiera completarse, un violento terremoto sacudió la isla Awaji en 1995 y la región alrededor de Kobe, cobrando la vida de más de 6,000 personas.

Esto obligó al arquitecto a revisar sus planes de construcción y convirtió a Awaji Yumebutai en un monumento conmemorativo.

El proyecto cuenta con un hotel, un centro de conferencias, un pequeño anfiteatro, restaurantes y plazas.

El conjunto es una muestra de la capacidad de Tadao Ando para reconvertir un lugar destruido y crear un entorno bello y apacible.

Una de las características más llamativas del complejo es el Hyakudanen o "el jardín de 100 escalones", un grupo de parterres cuadrados, colocados en una pendiente detrás del hotel y distribuidos en cuadrículas repartidas en varios niveles.

Son 100 parterres cuadrados que se decoran con flores, dependiendo de la estación del año, y que sirven como "un símbolo para calmar las almas de aquellos que perdieron la vida en el desastre".




Las escaleras corren a través de la red para que sea posible visitar cada una de las cien camas de flores.

El jardín se encuentra en el punto más alto del Yumebutai y está conectado con las otras partes del proyecto por una cascada de agua escalonada de 10 metros de ancho. El agua fluye continuamente, flanqueada por escaleras que siguen la misma disposición e inclinación.

Un ascensor autónomo lleva a los visitantes a la parte superior de la primera gran plaza de parterres, donde hay una espectacular plataforma de observación desde donde se tiene una vista de 360 grados de todo el complejo Yumebutai.

Tadao Ando se expresó así sobre este proyecto:

"Awaji Yumebutai está diseñado para que sentir tantos elementos de la naturaleza como sea posible: agua, viento, luz, sombra, montañas, el cielo y el océano.

“En el siglo XXI la naturaleza ya no puede cuidarse sola. Cada uno de nosotros debe tener una fuerte voluntad de convivir con el medio ambiente.




“Con suerte, Awaji Yumebutai será un desencadenante para mejorar la conciencia del medio ambiente, aunque sea un poco, y cuidar la naturaleza que nos rodea, incluidos los árboles, los arroyos, el monte Rokko y la Bahía de Osaka”.

En este video, el arquitecto explica cómo concibió este lugar para devolverle a la naturaleza un poco de la belleza perdida por las obras humanas: